La ubicación, irrelevante. El cómo, lo que importa

Estás aquí:
Tiempo de lectura estimado: 3 min
En esta pandemia del Covid-19, las personas seguimos hablando de la “Nueva Normalidad”, nuestras vidas personas y profesionales han sido alteradas completamente, y el trabajo remoto se ha convertido en el factor clave de la continuidad económico comercial.

Un informe reciente de Gartner, nos indica que muchos trabajadores seguirán trabajando desde casa. La razón es que trabajar fuera de la oficina, según varios estudios, muestran una productividad del empleado y un desempeño mucho más satisfactorio. Las empresas también acceden a ciertos ahorros generales como: gastos de alquiler, equipos, mantenimiento y suministros. Sin duda alguna, el trabajo remoto puede ser la base del futuro del trabajo, si es que ya no es el presente.

¿El éxito del trabajo remoto depende de una ubicación?

Lo primero que uno piensa, es que el hogar es la alternativa ideal para trabajar de manera remota, pero qué opinan de la frase:

“El trabajo es algo que uno hace, no el lugar o el sitio en dónde lo ejecuta”.

Entonces, a partir de ello podemos decir que el éxito profesional no debe depender de una ubicación específica. Pero aquí se evidencia nuestra primera contradicción: la mayoría de expertos indica que trabajar desde casa es más productivo que trabajar en una oficina tradicional, ¿pero acaso no es la casa un sitio específico?

Lo cierto es que la ubicación es irrelevante, no necesitamos de un lugar específico para cumplir con nuestras responsabilidades laborales. Algunos días podríamos elegir ir a la oficina, otros podríamos ir a un espacio de coworking, biblioteca o simplemente nuestra sala de estar. Por lo tanto, para los trabajadores que dependen de herramientas móviles como laptops, softwares y conexiones a internet, la ubicación puede ser una elección diaria, y no un compromiso de estilo de vida.

Si esto es así, ¿entonces no deberíamos enfocar nuestros cuestionamientos principales en el cómo vamos a trabajar para tener éxito y no en dónde sería la ubicación ideal para hacer trabajo remoto? Las enseñanzas que nos deja esta forzada y abrupta transición, de pasar de un ambiente laboral tradicional al que estábamos acostumbrados hacia un trabajo de colaboración virtual nos ayuda a entender que debemos adoptar tres elementos claves para mejorar nuestra productividad:

1. Accesibilidad al lugar de trabajo virtual

Solo necesitamos acceder a los recursos de nuestro lugar de trabajo, estemos donde estemos. Si se nos facilita la gestión de la información con alguna herramienta tecnológica, ya no tendremos que esperar para realizar una determinada tarea o tener un conversación específica hasta que vuelva a la oficina. Necesitamos contar con el mismo acceso a documentos, personas y decisiones, ya sea en la oficina de un cliente o en nuestra sala de estar. 

La verdadera continuidad del negocio solo se puede lograr con el acceso desinhibido a la información,  sistemas y personas.

2. Comunicación asíncrona

Cuando nuestro equipo de trabajo no cuenta con una ubicación y horario de trabajo, debemos ser lo suficientemente flexibles para realizar reuniones teniendo en cuenta las brechas de zona horario o las interrupciones del hogar, recuerda que el mundo ha cambiado.

Debemos aprovechar canales de comunicación como correo electrónico, comentarios en las versiones en línea de Office o Google Docs, tableros de seguimiento de tareas que nos permitan comunicarnos de forma fluida con nuestros equipos y visualizar el estado de las tareas a golpe de vista, siento este intercambio fluido y transparente.

3. Seguimiento de resultados

Los métodos de gestión tradicionales para entornos de oficina se basan inconscientemente en los sentidos, o sea poder ver y escuchar a los demás. Por ejemplo, la productividad a menudo se confirma cuando se ve a un empleado “metido” en su oficina o escritorio o al escuchar un mar de voces y teléfonos que no paran de sonar, o un empleado que llega temprano y se va tarde. Esto ya ha dejado de ser síntoma de productividad (aunque tomen en cuenta que en la versión anterior del mundo, tampoco funcionaban, pero hablar de eso ya no tiene sentido).

Lo que debemos de implementar en nuestros equipos son metodologías de seguimiento como OKR – Objectives and Key Results, de la cual hay mucha información y es nuestra favorita porque nos ayuda diseñar Objetivos claros e identificar Resultados Clave que nos acercarán a cumplir efectivamente los objetivos planteados.

Adicionalmente podrían usar la herramienta Trello, que es gratuita, o Weekdone, que es de pago, para hacer un seguimiento dinámica de todos los resultados e indicadores que les ayude a visualizar es estadío de la gestión y contrarrestarla con la expectativa de éxito del mismo.


En conclusión

No te preocupes tanto del lugar en dónde trabajarás de forma remota, sino que deberás enfocar tus energías en ayudar a tu equipo a acceder abiertamente a la información y personas, comunicarse de forma flexible y sin horarios rígidos, y desarrollar tableros de seguimiento y control de resultados diarios, semanales o quincenales.

Si deseas un poco más de ayuda no dudes en escribirme desde aquí, para profundizar en tu situación y juntos buscar nuevos caminos para salir adelante.

Tags:
¿Te fue útil?
No 0
Lecturas: 30
Anterior: 06 errores que matan tu productividad
Siguiente: 14 preguntas sobre trabajo remoto, contestadas
Ir arriba